Gestión por Competenciasretroalimentacion

La retroalimentación es una de las mejores estrategias para desarrollar naturalmente competencias, pues de esta manera, se genera algo llamado la espiral creciente, en donde la persona “Experimenta – Reflexiona – es consciente de sus fortalezas y áreas de oportunidad, e implementa acciones”. Para que se genere efectivamente esta forma de desarrollo, la retroalimentación debe tener varias características:

  1. Debe ser constante. Establecer con el colaborador espacios de retroalimentación y seguimiento a los compromisos. Por ejemplo, un Director Técnico de un equipo de futbol da feedback permanente a su equipo, incluso durante el juego. No espera a que se pierda el partido o que se acerque la fecha del mundial, para retroalimentar al equipo.
  2. Retroalimentar fortalezas así como las áreas de mejora. Algunos líderes tienen un concepto errado de la retroalimentación, asociándolo únicamente a situaciones negativas. Dar feedback a los eventos positivos, hace que se mantenga la conducta y se potencialice la competencia. Retroalimentar solo lo negativo, puede afectar la autoestima y seguridad del colaborador.
  3. La retroalimentación NO puede convertirse en un campo de batalla. El líder debe tomar una actitud directiva, clara, precisa y respetuosa. Tener datos y hechos a fin de mantener la objetividad. Y su interlocutor debe mostrarse abierto y receptivo a recibirla.
  4. Basarnos en datos y hechos. Evitar las interpretaciones y opiniones, verificar antes de hablar, teniendo el respaldo de información comprobable. En este caso, es recomendable citar ejemplos específicos.
  5. Retroalimentar personalmente. Aunque ahora la tecnología nos permite tener sesiones a distancia, lo ideal es compartir la información frente al colaborar que se retroalimentará. Si lo va a realizar a distancia, es recomendable utilizar el sistema de video para poder ver al interlocutor.
  6. Retroalimentar teniendo en cuenta las limitaciones y oportunidades del colaborador. Por ejemplo, pedir al colaborador que sea extrovertido cuando es una persona tímida o exigirle que sea líder, cuando no está dentro de sus motivaciones ni aspiraciones. Debemos tener en cuenta que en algunos casos, los rasgos de personalidad limitan el desarrollo de ciertas competencias.
  7. Feedback oportuno. Dejar pasar un tiempo considerable en la retroalimentación ante cierto evento, hace que el colaborador lo haya olvidado y se pierda oportunidad para implementar las acciones de mejora.
  8. Evitar sesgos y opiniones personales. No desviar la retroalimentación en función a características en cuanto a edad, género, raza, nivel social, educación, entre otros. Así mismo, evitar el “Yo lo haría o Yo opino que …. Así como, las comparaciones con otros colaboradores, es mejor usar referentes.

En general, tener espacios de retroalimentación efectiva con los equipos de trabajo orientan a la Organización hacia el aprendizaje y mejora continua, lo cual impacta positivamente en mejores resultados.

1 Comentario

  1. Hola
    Me encanta éste artículo, es muy bueno, corto y al grano… quiero aportar mi opinión; para lograr la mejora continua y con ello el crecimiento profesional hay cuatro cosas muy importantes: la disposición real del jefe a brindar crecimiento para mejorar, que el colaborador sepa que estará siendo retroalimentado para lograr «x tarea/ rol/ especialización», que se retroalimente también lo positivo ya que eso permitirá al colaborador afianzar sus conocimientos y mantener actitud positiva y abierta, y que todo sea en tiempo no por sorpresa.
    Agradezco la oportunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario